El clásico: Cataluña se independiza

Ya se ha convertido en un tópico. "La independencia de Cataluña". Hemos visto y escuchado esta frase tantas veces que ya ni nos suena mal. Parad un momento y reflexionad sobre ella. En plena crisis y un grupo de personas pensando en la independencia.  ¿A quién le puede caber en la cabeza? A Artur Mas. Quizás no haya que prohibir rotundamente la independencia de Cataluña. Quizás hay que hacerle ver a Mas los riesgos y las repercusiones negativas que tendría esta independencia. Os pongo un ejemplo: a un niño pequeño nunca le prohibimos rotundamente tomar un caramelo, si no que le explicamos que es malo para los dientes. Si; estoy comparando a Artur Mas con un niño pequeño; es por esa misma regla de tres que debemos de explicarle a Mas, como si a un niño pequeño se tratase, los puntos negativos de esa independencia (o de esa salvajada).

Pero, ¿Cuáles son esos puntos negativos? Por lo de pronto la automática salida de la Unión Europea. Y si eso aún le parece poco a Mas, Cataluña se quedará sin dinero ya que no tiene una moneda propia. Pero, ¿Y si la tuviese? En el hipotético caso que Mas llamase a una imprenta el día anterior a la independencia y encargarse un paquete de billetes con su cara, la nueva moneda estaría tan desvalorizada que no le permitiría ni importar ni exportar a demás países. Es decir, Cataluña caería en una crisis irremediable. No soy economista, esto es de sentido común.

Tras explicarle todo esto a Mas, si tuviese un poco de vergüenza pediría perdón a toda España por el plebiscito que ha convocado para septiembre. Aunque como ya hemos visto, Mas no tiene vergüenza alguna, así que seguirá pensando en convertirse en el "Rey Arturo"de Cataluña. Fijaros, hasta suena bien y todo.

Hasta aquí este micro-artículo. Un saludo. 
Hugo Pereira Chamorro


Publicar un comentario

0 Comentarios