Las próximas Elecciones Generales son una estrategia política.

Los hombres han sido, siempre, en política, víctimas necias del engaño ajeno y propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase. Así es como Lenin, uno de los políticos más revolucionarios de todos los tiempos, nos quiere hacer ver la importancia que tiene la reflexión en la política. 

Todo tiene una razón de ser y la política no es una excepción. El haber convocado las elecciones para el 20 de diciembre no deja de ser una estrategia política más del PP. 

Este jueves el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, anunciaba que las próximas elecciones generales serán el 20 de diciembre. Con la excusa de tener más tiempo para poder aprobar, sin agobios, los presupuestos generales del Estado para 2016, ha decidido celebrar una de las elecciones más transcendentales de la historia de España cerca de las celebraciones navideñas. ¿Tendrá esto algo que ver?

En primer lugar, la fecha elegida está muy cerca al cobro de la paga extra de Navidad, incluida la paga extra de los funcionarios. Sin duda esto creará un ambiente con un buen estado de ánimo entre los votantes, algo que beneficiará al PP, ya que los de la clase media tendrán más dinero en sus bolsillos y no querrán correr el riesgo de que esto cambie. Por lo tanto votarán al PP y no arriesgarán. Ya sabemos como son las políticas del PP.

Por otra parte, las clases finalizan el 18 de diciembre y muchas familias aprovecharán para hacer la "escapadita" de Navidad, por lo que habrá menos votantes y por lo tanto las estadísticas de que se produzca un cambio político en España también bajarán. Si bien es cierto que se puede votar desde el extranjero pero, ¿Realmente creéis que si os vais de viaje os preocuparéis de votar? No.

Menos personas en España y las que se quedan tienen más dinero en sus bolsillos. Y entre el champán y los langostinos se crea un ambiente más conservador dentro de la población española, algo que hace bajar las expectativas de que se produzca un cambio político en España. Sin duda, la celebración de las elecciones en Navidad ha sido una gran novedad. Rima y todo. 

Hugo Pereira Chamorro

Publicar un comentario

0 Comentarios