7D: El debate "incisivo"


7D: El debate "incisivo"

Si algo demuestra este debate, es la segunda transición que está siendo tan eminente en la ideología española. Pasamos de un bipartidismo tan aferrado en nuestra sociedad a una pluralidad ideológica que ha tenido cabida en uno de los debates electorales más transcendentales de nuestro país.
Sin duda las discrepancias entre los cuatro candidatos de los partidos con más notoriedad en las encuestas, ha sido lo más característico del debate. Muchas han sido las materias electorales que se han puesto en el la cuerda floja y muchas han sido, también, las reacciones de los ciudadanos tras ver las contrariedades de los candidatos. 



Si por algo se puede distinguir este debate con el efectuado en 2011, antes de las pasadas elecciones, es por la repercusión política y mediática que ha causado en las redes sociales. Muchos han sido los que han querido dar su opinión por las redes, haciendo que el "debate decisivo del 7D" debutase como lo más tuiteado del año a nivel nacional.

Realmente era de esperar las múltiples opiniones de los ciudadanos con respecto al debate. Opiniones que ya comenzaron a tener cabida en las redes y en los medios semanas antes de que el debate se produjese. El denominador común era Rajoy. El actual Presidente del Gobierno desistió de ir al debate y de pronunciarse en este. Desde este mismo momento, para muchos españoles, el PP, ya había perdido el debate. Una vez más pudimos observar a un Rajoy miedoso, que no es capaz de dar la cara en un debate electoral, pero sí en un programa de ocio con Osborne. La que ha tenido que afrontar las adversidades que esto produjo, ha sido la vicepresidenta Soraya Sáenz, que disculpó a su jefe y a su partido diciendo que el PP "era un equipo" y que por lo tanto se dividían las tareas. Muy pocas personas dieron credibilidad a la causa, ni tan siquiera los candidatos, que utilizaron este dilema en reiteradas ocasiones durante el debate para desprestigiar la marca PP

Consecuentemente a la situación española, el PP ha sido el partido que más recriminaciones ha sufrido de todos y cada uno de los candidatos a la Presidencia allí presentes. Soraya Sáenz ha desarrollado un papel irrefutable, ha conseguido mantener la cierta credibilidad que los españoles aún tienen en el PP. Sin duda alguna, independientemente a quién represente o como lo represente, la vicepresidenta ha sabido estar a la altura de las circunstancias y convertirse en una mujer muy valiente a la vista de los españoles. 

Muchos han sido los temas a tratar: el paro, como un problema que aún persiste en la sociedad; el salario mínimo, como algo a modificar y la corrupción como algo a tratar. Muchas han sido, también, las soluciones que proponía cada candidato y reiteradas las opiniones de los medios, que marcaban un único vencedor, Pablo Iglesias. Sin duda el candidato a la Presidencia por Podemos, ha sabido aprovechar muy bien esta oportunidad y gracias a su carácter relajado por naturaleza, ha conseguido mostrar a la nación el compromiso con la ciudadanía que alberga bajo su programa electoral. 

Veremos, finalmente, que ocurrirá con el futuro de España en menos de una semana, aunque ya podemos sonreír porque en España ha comenzado una nueva era. La era de la gente.

Hugo Pereira Chamorro

Publicar un comentario

0 Comentarios