Es increíble que el alta en el paro de Cayo Lara sea noticia.


Como todas las mañanas, abro múltiples periódicos y leo un par de noticias de cada uno; en muchos casos comparando la misma noticia en varios periódicos ya que es increíble como una misma noticia puede tener cientos de perspectivas según la ideología de cada uno. Pero esta mañana me fijé de forma pormenorizada en una noticia que se repetía en todos esos periódicos y que tenía un titular como el siguiente: "Cayo Lara se da de alta en el paro". Yo, con los ojos como platos, la releía una y otra vez y no daba crédito a lo que veía. Me quedé estupefacto. Y no por el hecho de que Cayo Lara ingresase en el INEM, si no porque ello fuese noticia. 

Es increíble que el alta de un político en el paro sea noticia, aunque es normal teniendo en cuenta el marco de corruptela política en el que vivimos. El simple hecho de que Cayo Lara, después de terminar su carrera como político, ingresase en el paro en vez de entrar como directivo en una gran empresa, se ha convertido en una de las noticias más destacables del día (incluso TT en Twitter).

Sin duda, este panorama muestra un claro escenario y es el auténtico sistema de corruptela política que se ha estado fraguando en el seno de nuestra sociedad durante todos estos años; haciendo que las "puertas giratorias" pasasen de convertirse en corrupción a convertirse en lo asiduo. En lo normal.

Ahora es el momento de echar la vista atrás y darnos cuenta que todo aquello que "ya nos parecía normal" era un auténtico sistema creado por obra y gracia de una oligarquía que antepuso sus intereses a los de la propia sociedad. Debemos de darnos cuenta que la entrada de Ángel Acebes (exministro del PP) al consejo de administración de Bankia, la entrada de José María Aznar (ex-Presidente del Gobierno del PP) al consejo de administración de Endesa o que la entrada de Rodrigo Rato (exministro de economía del PP), entre muchos otros, al consejo de administración de Bankia y Telefónica, no debe de ser lo habitual y correcto, si no un delito más de corrupta política.

Esta claro que ante este escenario, sucumbiré al asombro eminente de una sociedad cansada de corrupción y ansiosa de justicia. Tras haber reflexionado, me retractaré y diré que me he quedado sorprendido con el ingreso de Cayo Lara en el paro. Es un logro.



Publicar un comentario

0 Comentarios